MIEDOS INFANTILES

Muchos niños pequeños presentan temores específicos de diferentes tipos, miedos que se vinculan con varias cuestiones relacionadas con su desarrollo y con el contexto del mismo. Tales temores adquieren muchas formas diferentes y con frecuencia se manifiestan como ansiedad, fobias o aislamiento social. Es importante subrayar que aunque los miedos infantiles pueden ser persistentes, en la mayor parte de los casos son transitorios y suelen desaparecer de manera natural con el paso del tiempo.

También, puede ocurrir que éstos pueden perdurar durante la adolescencia e incluso la edad adulta. En tal caso, los miedos pueden provocar malestar y distintos grados de conducta obsesivo-compulsiva teniendo un efecto incapacitante, desadaptativo, disfuncional y restrictivo en las vidas de los jóvenes y los familiares. Para ello, es necesario encarar tratamientos destinados a resolver esos problemas infantiles que se manifiestan particularmente infuyentes.

Los diferentes miedos pueden ser normales a ciertas edades, pero pueden ser patológicos a otras. A continuación, les mostramos los miedos más frecuentes asociados a edades cronológicas concretas pero debemos recordar que también hay que tener en cuenta etapa evolutiva (funcional) de los pequeños:

-Recién nacido: miedo a la pérdida repentina de apoyo; aun excesivo o inesperado estímulo sensorial, parece ser una reacción refleja, que se manifiesta a través del llanto, una respuesta adaptativa que sirve para alertar a la madre ante un potencial peligro que puede experimentar bebé.

- Bebe de 6 meses: comienza a manifestar miedo ante estímulos nuevos, personas desconocidas, estos miedos tienden a aumentar hasta los 18-24 meses.

- 9 meses:miedo a la separación de la madre durante mucho rato o quedarse solo en un lugar desconocido es el temor principal alcanzando su fase más aguda al final de los dos años.

- 2-4 años: etapa en la cual comienza el entrenamiento en el control di los esfínteres, no es extraño el miedo al retrete en muchos niños. Aparecen los temores ante los animales, aunque pueden persistir por encima de esta edad.

- 3 años: el tema principal del miedo son los perros

- 4 años: miedo a la oscuridad

- 6 años: el miedo a la escuela, a la oscuridad, a las catástrofes ya los seres imaginarios (brujas, fantasmas, etc.)

6-9 años: pueden aparecer temores, ya más reales, al daño físico o al ridículo por la ausencia de habilidades escolares y deportivas.

9-12 años: pueden experimentar miedo a la posibilidad de catástrofes, incendios, accidentes; temor a contraer enfermedades graves; y miedos más significativos emocionalmente, como el temor a conflictos graves entre los padres, pobre rendimiento escolar, el miedo a la violencia física, discusiones y violencia familiar.

-   Alrededor de los 12 años, incluso ya de adultos, hay un descenso de los miedos a acontecimientos naturales y surge un grupo de miedos centrados en la sexualidad, embarazo, aborto, suicidio, niños con defectos, etc.

El miedo parece que, por una parte, constituye un componente necesario y unido al desarrollo evolutivo del niño y, por otra, puede ser el aspecto más insoportable y perturbador de la vida del niño o adolescente.

Autora: Emilia Cierlitzka